CIDH presenta informe sobre la situación de las personas afrodescendientes en las Américas

2011: Año Internacional de los Afrodescendientes

Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) publicó hoy el informe La situación de las personas afrodescendientes en las Américas. El informe presenta una evaluación inicial respecto de la situación de las personas afrodescendientes en las Américas y formula recomendaciones a los Estados para avanzar en la protección de sus derechos humanos. El informe se realizó en el marco de las actividades realizadas por la CIDH por el Año Internacional de los Afrodescendientes.

El principio de no-discriminación es un pilar de la democracia y es una de las bases fundamentales del sistema interamericano de derechos humanos. Sin embargo, las personas afrodescendientes en las Américas continúan siendo víctimas de la exclusión, el racismo y la discriminación racial y han sido invisibilizados, aún cuando constituyen la mayoría poblacional de algunos Estados de la región. A pesar de que los afrodescendientes representan aproximadamente el 30% de la población de las Américas, la variable “afrodescendencia” no se ha incorporado en los censos u otros mecanismos de relevamiento de la población sino hasta recientemente.

Como consecuencia de la discriminación estructural existente las personas afrodescendientes habitan, en general, en las zonas más pobres y con menor infraestructura y se encuentran más expuestas al crimen y la violencia. Asimismo, las personas afrodescendientes enfrentan serios obstáculos para acceder a los servicios de salud y educación, obtener una vivienda y acceder a empleos, especialmente en los niveles gerenciales. En este sentido, la Comisión concluye que las personas afrodescendientes enfrentan importantes obstáculos en relación con el ejercicio y la garantía de sus derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales. Adicionalmente, la subrepresentación y escasa participación de la población afrodescendiente en la esfera política demuestran impedimentos adicionales para acceder a las estructuras del poder político y así tomar parte activamente en el diseño de políticas públicas orientadas a mejorar su situación de discriminación estructural.

El informe también analiza los obstáculos que enfrentan los afrodescendientes para poder acceder a mecanismos de justicia que le den respuesta a la discriminación existente. La Comisión reconoce como un paso positivo que en algunos países se hayan adoptado leyes orientadas a combatir la discriminación racial. Sin perjuicio de lo anterior, la Comisión observa que los obstáculos en el acceso a mecanismos de denuncia y reparación, ya sean administrativos o judiciales, así como la falta de sensibilidad de los operadores de justicia, contribuyen a perpetuar los patrones de segregación y exclusión.

La Comisión considera imprescindible que los Estados de la región adopten medidas positivas para erradicar la discriminación racial en el Hemisferio y garantizar efectivamente los derechos de las personas afrodescendientes. Para ello, es necesario contar con información adecuada y desagregada. Asimismo, es preciso destinar los recursos humanos y financieros necesarios que permitan desactivar los prejuicios y estereotipos raciales existentes y mejorar las condiciones de vida de las personas afrodescendientes, en especial la situación de múltiple discriminación que padecen las mujeres afrodescendientes. En particular, los instrumentos de derechos humanos, tanto en el sistema universal como en el sistema interamericano han reconocido la necesidad de recurrir a medidas de acción afirmativa para remediar o compensar situaciones estructurales de discriminación histórica contra ciertos grupos y evitar que dicha discriminación se perpetúe. Se trata de una herramienta excepcional y temporal, necesaria para garantizar la igualdad sustantiva y el disfrute de los derechos fundamentales de las personas y grupos sociales en situaciones de desventaja histórica o víctimas de prejuicios persistentes.

La Comisión reitera su compromiso de colaborar con los Estados de la región en la búsqueda de soluciones a los problemas identificados. Varias medidas adoptadas para hacer frente a esta situación ponen de manifiesto la comprensión y el reconocimiento de la gravedad de los problemas existentes y el compromiso de los integrantes de los sectores estatal y no estatal de abordar efectivamente los obstáculos que enfrenta la población afrodescendiente. En particular, la Comisión destaca que el fortalecimiento de los mecanismos de justicia internos y la adopción de medidas para superar los obstáculos en el acceso a las garantías judiciales, constituyen la primera línea de defensa en la protección de los derechos humanos de la población afrodescendiente.

Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) –  OEA

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s